¿Qué es la ortodoncia?

     La ortodoncia es una rama de la odontología dirigida a corregir algunos problemas dentales como la mala alineación de los dientes, el apiñamiento o diastemas y algunas anomalías o malformaciones, mejorando además la estética bucal.

     La ortodoncia dental busca la normalización oclusal, es decir, el correcto contacto entre los dientes superiores e inferiores. Para ello, se emplean diferentes tratamientos con ortodoncias para conseguir una perfecta alineación de los dientes.

Proceso

     El proceso comienza con un estudio de la boca del paciente a través de radiografías, fotografías y una planificación personalizada. Una vez realizado el estudio, el ortodoncista lleva a cabo la colocación de la ortodoncia para conseguir desplazar los dientes y corregir su posición. El paciente puede elegir el tipo de ortodoncia que desee llevar según sus preferencias y sus necesidades, con la aprobación facultativa pertinente.

     Tras su colocación, el paciente debe acudir cada 21 dias a revisiones para que el ortodoncista pueda valorar su evolución y hacer las correcciones que vea necesarias.

     Este tratamiento es un proceso lento y delicado que suele tener una duración de entre uno y tres años, según las necesidades de cada paciente. Al finalizar el tratamiento, el ortodoncista elabora un retenedor a medida para que el paciente pueda mantener los dientes en su correcta posición y evitar que vuelvan a moverse.

Beneficios de la ortodoncia

     Son muchos los pacientes que llevan ortodoncia para corregir sus dientes en una edad temprana, pero cada vez son más los adultos que optan por este tratamiento por todos los beneficios que aporta. A nivel médico, la corrección de los dientes soluciona el problema de mala mordida que induce a:

 
  • Malas digestiones y problemas gástricos.
 
  • Dolores de cabeza y oído.
 
  • Desgaste de los dientes.
 
  • Problemas bucodentales como periodontitis.
 
  • Contracturas en el cuello y la espalda.